El Museo del libro y de la lengua, que abrió sus puertas en 2011, está pensado como un recorrido por la cultura nacional, por la experiencia de nuestra condición de hablantes y lectores. En busca de esa experiencia, las muestras del museo incorporan arte, tecnología, pedagogías y reflexiones de distintas disciplinas, proponiendo al visitante una relación interactiva e invitándolo a que se reconozca como creador y depositario de un tesoro común.


La Biblioteca Nacional y el Museo del libro y de la lengua, con motivo del receso de verano, permanecen cerrados al público durante todo el mes de enero y abren nuevamente sus puertas a partir del lunes 4 de febrero.