Raquel Celia Cristina Soprano de Witis

Raquel Celia Cristina Soprano de Witis nació junto a sus dos hermanos en 1949 en Buenos Aires. En 1975 se casó con Jorge Witis y tuvieron tres hijos: Mariano, Fernando y Celeste.
El 21 de septiembre de 2000 Mariano Witis y Julieta Schapiro fueron tomados como rehenes por dos jóvenes que los llevaron a realizar un asalto express al Banco Itaú de San Isidro. En el camino los avistan móviles policiales e inician una persecución. Al detenerse el vehículo, sin que hubiera resistencia de los ocupantes del auto, Mariano y Darío Riquelme fueron fusilados por la espalda a corta distancia y Julieta detenida como jefa de la banda. Las pericias posteriores al hecho demostraron que todos los disparos fueron policiales, que el arma de Darío Riquelme no era apta para disparo, que se alteró la escena del crimen plantando un arma a los pies de Mariano para justificar la brutalidad policial. La primera sentencia en la causa condenó al policía a 8 años y medio por el asesinato de Mariano y lo absolvió por la muerte de Darío Riquelme, legitimando así el abuso policial como método para combatir el delito. Se apeló la sentencia y recién en abril de 2014 la Corte Suprema de Justicia, después de una década, se expidió por el caso El máximo tribunal había rechazado el recurso de queja de la defensa de Rubén Emir Champonois, el policía bonaerense, así, la pena de quince años de prisión por ejecutar a Mariano y a Darío que había dispuesto la Cámara de Casación quedaba firme.
Desde el asesinato de su hijo y de Darío, Raquel y su esposo Jorge Witis comenzaron a acompañar sistemáticamente a las familias en las denuncias por los crímenes de violencia institucional y violación a los derechos humanos. Raquel y Jorge, actualmente militan en la Comisión de Memoria, Verdad y Justicia de Zona Norte.