Testimonio de Ana María Isabel Testa

Ana María Isabel Testa Militante de la Agrupación Martín Fierro, en 1971 empezó a estudiar Arquitectura en la Universidad Nacional del Nordeste (UNE) con sede en Resistencia, Chaco. Dos años después, se sumó a la Juventud Universitaria Peronista (JUP), dentro de la organización Montoneros, donde llegó a ser responsable de las facultades de la zona de Resistencia, organizadas en la Federación de Estudiantes Universitarios de la UNE (FUNE). En 1975, con la intervención de la universidad comenzó su militancia en la clandestinidad. Se casó con Juan Carlos Silva, estudiante de ingeniería en la UNE y responsable de la Columna Chaco de la JUP. El 21 de abril de 1976 nació la hija de ambos, María Paula Silva Testa. Ana María dejó de militar en 1977. Fue secuestrada frente a su domicilio de la ciudad de Buenos Aires el 13 de noviembre de 1979, y llevada al Centro Clandestino de Detención (CCD) que funcionaba en la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA). Fue liberada el 25 de marzo de 1980 y quedó bajo un régimen de libertad vigilada que se extendió hasta el 1 de julio de 1983. Juan Carlos formó parte del operativo conocido como Contraofensiva 2 contra la dictadura militar. Fue visto por última vez el 26 de junio de 1980 en la Plaza Miserere, en Capital Federal. Se presume que fue secuestrado en Paso de los Libres y llevado al CCD que funcionaba en Campo de Mayo. Hasta la fecha, permanece desaparecido. Ana María fue una de las fundadoras de la Asociación de Ex Detenidos Desaparecidos y estuvo vinculada a distintos organismos de derechos humanos. Declaró en numerosos juicios, entre ellos en la instrucción de la causa ESMA que se realizó en 1985, en el juicio contra el represor Ricardo Miguel Cavallo y en la Megacausa ESMA. Desde 2010, es querellante en la Megacausa Campo de Mayo. En 1994, participó del documental “Montoneros, una historia”, de Andrés Di Tella. Actualmente, trabaja como arquitecta en distintos emprendimientos vinculados a la energía, más específicamente al gas natural.