Testimonio de Claudia Fote. 7 de Mayo de 2019

María Claudia Fote es de San Miguel de Tucumán, nació el 13 de febrero de 1970. Es hija de Fortunato Leandro Fote y María Luisa Pacheco. Vivían en el Ingenio San José. María Luisa era trabajadora fabril y Fortunato era trabajador del Ingenio, dirigente político del Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT) y sindicalista. Tras varios atentados en el hogar familiar, María Claudia con sus padres, sus dos hermanos y parte de su familia, debieron huir y mudarse a Buenos Aires. Se instalaron en una casa en José León Suárez, en el conurbano bonaerense. El 2 de diciembre de 1976 Fortunato fue secuestrado. Tras la desaparición de Fortunato, Claudia con su familia comenzaron a trasladarse permanentemente. En agosto de 1977 el Ejército ingresó a la vivienda en la que se encontraban en la localidad San Martín, y secuestró a todas las personas que estaban allí, salvo a Claudia y al hijo de Lucía Pinto, Ramón Ángel, que los llevaron a la comisaría de San Martín primero y a una casa de familia después. Claudia fue entregada a la tía materna hasta que finalmente se instaló en Tucumán con la abuela materna. Ramón años después también se encontró con su familia biológica. Con la apertura democrática, Claudia pudo reconstruir parte del secuestro de su padre. Fortunato fue trasladado de Buenos Aires a Tucumán, estuvo en el Centro Clandestino de Detención “Escuelita de Famaillá”, en el ex Ingenio Nueva Baviera, en la Jefatura de Policía de Tucumán, en la Brigada de Investigaciones y la Compañía de Arsenales “Miguel de Azcuénaga”. Claudia declaró en la megacausa de Arsenales II y Jefatura II de Tucumán. En el presente Claudia está casada, es madre de cinco hijos, y tiene cuatro nietos. Es militante de Derechos Humanos. Su padre, su madre, sus hermanos, su cuñada y el bebé en su vientre, sus primos y tíos, un total de 22 miembros de su familia aún continúan desaparecidos.