Testimonio de Victorio Paulón. Segunda Parte / 22 de junio 2016

Victorio Paulón Militante sindical. Comenzó su militancia a principios de la década del setenta en las Fuerzas Armadas Peronistas (FAP), mientras estudiaba Comunicación Social en la Universidad Católica de Rosario. Luego, militó en Montoneros, hasta que a fines de 1972 se fue cuando surgió la Columna Sabino Navarro. Trabajó en la fábrica Villber de Villa Constitución, provincia de Santa Fe, en donde inició su militancia sindical en la seccional Villa Constitución de la Unión de Trabajadores Metalúrgicos (UOM), donde disputaron la conducción al formar primero la Agrupación 7 de septiembre y luego la Lista Marrón, que ganó la seccional en septiembre de 1974. Fue uno de los integrantes del Comité de Lucha que condujo la huelga metalúrgica de Villa Constitución entre marzo y mayo de 1975. Fue detenido el 1 de mayo de ese año y llevado a la jefatura de policía de Rosario, en donde permaneció doce días. Allí fue puesto a disposición del Poder Ejecutivo Nacional (PEN) y fue trasladado a la cárcel de Coronda, donde permaneció hasta octubre de ese año, cuando fue llevado al penal de Devoto. Ya en la cárcel, comenzó a militar en el Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT). En esos años estuvo en las cárceles de Chaco y Rawson, además de un retorno a Coronda y un paso por la cárcel de Caseros, hasta que fue liberado el 21 de agosto de 1981 bajo el régimen de libertad vigilada, que se mantuvo vigente hasta abril de 1982, cuando se exilió en Francia, donde estaba su familia. Su esposa, Mabel Gabarra, integró el Centro Argentino de Información y Solidaridad (CAIS) en París. Su hermano, Pedro Elio Paulón, militaba en el PRT y trabajaba en un taller en Rosario. Fue secuestrado en su domicilio de esa ciudad el 19 de junio de 1976 junto a Ruth González, compañera de militancia, y las dos hijas de ella: Mariana y Josefina. Las tres mujeres pasaron por el Centro Clandestino de Detención (CCD) que funcionaba en el Servicio de Informaciones de Rosario. Ruth pasó por el CCD La Calamita y la Alcaidía de Rosario, hasta que su cadáver apareció en la vía pública el 5 de octubre de ese año. Sus hijas fueron apropiadas por guardiacárceles, hasta que una tía abuela las encontró y las crió. Pedro Elio también fue visto en el CCD La Calamita. Hasta la fecha, permanece desaparecido. Una vez que volvió a Argentina, entre 1984 y 2008 Victorio fue dirigente de la seccional Villa Constitución de la UOM, de la cual entre 2000 y 2008 fue Secretario General. También participó de la formación de la Central de Trabajadores Argentinos (CTA), de la que fue Secretario Gremial entre 2006 y 2010, y Secretario de Relaciones Internacionales, entre 2010 y 2014, en este última oportunidad en la CTA de los Trabajadores. Fue autor en conjunto con otros ex-presos políticos del libro “Del otro lado de la mirilla. Olvidos y Memorias de ex Presos Políticos de Coronda 1974-1979”, que fue editado en 2003. También en 2012 editó el libro “Una Larga Huelga. Historias de metalúrgicos”, sobre su experiencia sindical. Declaró en varios juicios, entre ellos en la causa Díaz Bessone y en la causa Feced II, sobre el secuestro y desaparición de su hermano, y en la causa por el asesinato de Mariano Ferreyra, además de que forma parte del colectivo que impulsó las causas por la represión en Acindar y en el denominado Villazo, el 20 de marzo de 1975. Actualmente, se desempeña como Secretario de Derechos Humanos de la CTA de los Trabajadores e integra la comisión directiva del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS).