Augusto Roa Bastos, el supremo guionista

Augusto Roa Bastos (1917-2005) vivió un largo exilio de 43 años. En 1947 llegó a Buenos Aires y, luego de diversos trabajos (mozo en un hotel alojamiento, corrector de pruebas en un diario matutino, limpiador de vidrios, empleado en una compañía de seguros), encontró una posibilidad de ganarse la vida como guionista de cine, una profesión cercana a su gran pasión: la literatura. Durante los 29 años que vivió en Buenos Aires, antes de ser nuevamente exiliado por la dictadura de Videla, trabajó en trece películas junto a grandes directores del cine nacional como Armando Bó, Lautaro Murúa, Lucas Demare y Marcos Madanes. En la muestra se exhiben los afiches de trece películas en las que participó Roa Bastos. La exposición recorre la trayectoria del autor como guionista desde su primer guión fílmico, El trueno entre las hojas de 1958, hasta el último que se filmó, La Madre María de 1974. Además, el recorrido por la Plaza del Lector Rayuela finaliza con el afiche de El portón de los sueños de 1998, un documental dirigido por el realizador paraguayo Hugo Gamarra Etcheverry, en el que el propio Roa Bastos narra su retorno definitivo a Iturbe, el pueblo de su infancia.