Rubén Darío, el Modernismo en Buenos Aires. Inauguración.

30 de marzo de 2016 / Sala Leopoldo Marechal Inauguración a cargo de Ezequiel Grimson, Director de Cultura Biblioteca Nacional; Fernanda Olivera, curadora de la muestra y Martín Katz Darío, bisnieto de Rubén Darío. En el año dariano, propuesto por la República de Nicaragua y expandido a toda América, la Biblioteca Nacional se suma a los festejos de aquel a quien nuestro tango llamara con afectuosa admiración simplemente “Rubén”. Es que a partir de su llegada a Buenos Aires en 1893, Rubén Darío marcó la cultura local desde el cenáculo del que formaban parte figuras como Paul Groussac, Ricardo Rojas y Leopoldo Lugones hasta los bodegones donde algún poeta menor escribía un tango canción, justo un género en el que es más fácil toparse con un “pato” que con un cisne. Los escritos de Darío, pertenecientes a la Biblioteca Nacional, permiten seguir las pistas de esta titánica obra cuyo autor lejos de la iconografía kitsch de una Delmira Agustini que guardaba un canario muerto en una cajita de música y de la jeringa emblemática con la que solía fotografiarse un Herrera y Reissig, deja fundamentalmente textos, ediciones, cartas, poemas y crónicas.