Comenzó la segunda edición del Programa de Becas de Formación Profesional en la Biblioteca Nacional Mariano Moreno

Gloria Martínez, Gabriela Vergara, Paola Benítez y Ramón Martiarena fueron los elegidos para realizar una práctica profesional durante el mes de noviembre en la BNMM.

Elsa Barber, directora de la Biblioteca Nacional Mariano Moreno, y Elsa Rapetti, directora general de Coordinación Bibliotecológica, recibieron al grupo de becarios que comenzaron su paso por la institución con un recorrido por todas las áreas.

El Programa es una iniciativa que cuenta con el apoyo del Fondo Nacional de las Artes y tiene como objetivo fomentar el conocimiento sobre las colecciones, los procesos técnicos y los servicios prestados por la Biblioteca Nacional, promover intercambios con otras bibliotecas del país y alentar la transferencia de lo aprehendido a los lugares de origen de los becarios.

Gloria Martínez trabaja en la Biblioteca Popular Asunción Cobo de Puerto Pirámides en la provincia de Chubut, que cumple 25 años y en marzo próximo estrenará –con mucho esfuerzo– nuevo edificio. Desde que supo que vendría a la Biblioteca Nacional, Gloria espera este momento: “quiero poder trabajar con los archivos que tenemos, porque no hay un registro de la historia del pueblo, excepto por un libro del historiador local Barba Ruiz”.

En el Centro de Documentación “Juan Carlos Garat” (Córdoba) trabaja la flamante bibliotecaria –se graduó este año– Gabriela Vergara. Ingresó junto con un grupo de voluntarias para realizar trabajos en el área de conservación con la colección del diario Córdoba que está guardado en ese centro. “Fue toda una revolución en el trabajo, en la facultad, en todas partes” –dice Gabriela en referencia al momento en que recibió la noticia de que tenía otorgada la beca–.

Paola Benítez es bibliotecaria y trabaja en una escuela primaria de la ciudad de Concepción del Uruguay, Entre Ríos. “Me interesa profundizar en el tema de la digitalización, porque tenemos mucha historia local y no tenemos las herramientas para implementar este proceso”. Paola reconoce que la beca tiene un valor incalculable para ella y recuerda que cuando estaba estudiando visitó la Biblioteca Nacional y quedó tan deslumbrada que se propuso que algún día trabajaría ahí. Ahora, siente que su sueño se está cumpliendo.

Desde San Salvador de Jujuy viajó Ramón Martiarena, bibliotecario del colegio Nuestra Señora del Huerto. “Elegí el área de procesos técnicos porque en mi provincia tenemos pendiente conocer más sobre este tema. Me propongo compartir todo lo que pueda aprender acá”, dice Ramón y remarca la importancia de socializar lo que los bibliotecarios aprenden de manera individual.


La Biblioteca Nacional y el Museo del libro y de la lengua, con motivo del receso de verano, permanecen cerrados al público durante todo el mes de enero y abren nuevamente sus puertas a partir del lunes 4 de febrero.