El Centro de Lectura Infantil y Juvenil buscará favorecer la creación de un público lector sostenido por el placer de la lectura.

A través de diversas actividades, el centro promoverá la capacitación de mediadores –docentes, narradores, bibliotecarios– y otras iniciativas para difundir literatura de calidad –con especial énfasis en autores e ilustradores argentinos–, en instituciones educativas y otros organismos que mantienen estrechos vínculos con niños y adolescentes.

El centro se constituirá como un espacio dentro la Biblioteca Nacional en el que los libros serán la ocasión para que los pequeños y jóvenes lectores descubran los títulos que les están destinados, aquellos que les hablan en particular, libros que describen sus realidades o los transportan a mundos imaginarios y experiencias asombrosas. Libros que son, también, un puente que facilita la comunicación y la expresión de cada uno.